viernes, 24 de agosto de 2012

Diferentes

Nunca habría imaginado que acabaría sus días de aquella manera... pero, aunque hasta ese momento no lo hubiese visto claro, ella debía sobrevivir costara lo que costara.

Su vida nunca había sido fácil, pero, la de él, menos aún. Desde pequeño había destacado entre todos los niños de la aldea por su facilidad para conseguir hacer cosas imposibles para el resto, por lo que fue tachado de endemoniado. Pasó sus primeros años de vida rechazado por todos.

Por suerte, Iendil le encontró justo cuando empezaba a plantearse si no sería mejor acabar con todo de una vez. Ella fue su mentora y le enseñó que sus dones no eran algo de lo que debía avergonzarse.

Aún recordaba lo sucedido aquella mañana, en el bosque…

Él, como siempre hacía, se había escondido al escuchar a alguien acercarse. Sin embargo, esa vez no dio resultado, ella se percató de su presencia:

- Sé que estás ahí –dijo-. Tranquilo, no quiero hacerte daño. Sé lo que piensas de mí, pero puedo ayudarte, soy como tú.

Poco a poco, el niño se atrevió a asomarse y pudo ver a la mujer. Era joven, sobre unos veinte años. Tenía unos rasgos delicados y parecía una persona amable y tranquila, aunque también transmitía mucha fuerza y energía con sus movimientos.

 - ¿A qué te refieres al decir que eres como yo? No te conozco –la curiosidad pudo con él y terminó de salir de su escondite-, no puedes saber nada de mí.

- Tengo una historia que contarte, pequeño…

Así fue como se enteró de que existían en el mundo personas, no muchas, que poseían unas capacidades innatas muy superiores a la media, lo que les permitía adquirir una gran destreza en la lucha y llegar a controlar la energía del medio.

Él era una de estas personas.

Ella pasó a formar parte de su vida y él aprendió a aceptarse a sí mismo. A aceptar que no siempre sería comprendido, pero que debía cumplir con el deber que iba ligado a sus dones.

Unos años después, acabó haciéndose cargo de la educación de una pequeña niña a la que llegó a considerar su hija. Una pequeña niña que hoy ya era una mujer por la que había dado su vida. Una mujer que estaba destinada a hacer grandes cosas.

5 comentarios:

  1. Yo lo he leído en primicia :P

    xD Bueno, ya te he dicho que me gustaba, es una narración bastante buena, aunque al tratarse de un relato corto o micro-relato se echa de menos un poco más de explicación al rechazo de los padres.
    Y ahí va una comparación curiosa: Los padres me recuerdan a los Dursley de Harry Potter xD

    ResponderEliminar
  2. Tania C S24/8/12 10:17

    (no puedo conectarme a gmail estoy con una máquina) me encanta la historia, el título y tú formza de escribir I LOVE este blog y está historia *~*

    ResponderEliminar
  3. Ya te dije que me gusta mucho. Tiene un halo de misterio que rodea la historia que está muy bien. De todos modos, hay cosas que quedan mucho en la sombra, demasiado para mi gusto, pero la sensación general es buena ^^.

    ResponderEliminar
  4. Se echa de menos que puedas desarrollar más la historia, me gusta, pero opino como Borja, que al ser tan corta se quedan por el camino muchos detalles que me gustaría que se explicasen mejor. Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Pooooooooooooobrecico.
    Ña, me pongo seria o, al menos, lo intentaré.

    Opino igual que Gala que opina igual que Borja: Como es cortico, se pierden detalles. Pero bueno, no pasa nada.
    ¿Para cuándo continuamos con la parte 2? #Indirecta

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar

No dejéis de expresaros por miedo a lo que los demás puedan pensar. Eso sí, respetad al resto de usuarios e intentad no cometer muchas faltas de ortografía.

Todos los comentarios que contengan spam serán eliminados.