lunes, 16 de junio de 2014

El Corazón de Éledritch. (II)

Cinco años después, se conoce como El Lugar Donde Sólo Nace Muerte.

Amanecía otro día en Dalmasco, capital del reino de Dalmasquia, gobernado por el distante pero justo rey elfo Lyoder Fulgor Ardiente. La paz habitaba en prácticamente todo el territorio, mientras su hijo, Myoder, se preparaba para subir al trono al alcanzar la mayoría de edad.

En la taberna más grande de la ciudad, trabajaban un enano y un humano. Se conocían desde hacía cinco años. El primero no llegaba al metro y medio, tenía el pelo y la barba negra y ojos marrones. El segundo tenía el pelo castaño y los ojos verdes y le sacaba bastante altura. Se llamaban Dermask y Nemo. Un día más de trabajo, aunque la taberna andaba algo más llena de lo normal. En uno de esos momentos de respiro, cruzaron sus miradas.

-Oye, enano, llevamos cinco años conociéndonos y aún no me has dicho de dónde viene tu nombre -rió el humano.

-Es una derivación del nombre del reino, no recuerdo mi propio nombre desde hace esos años -contestó mientras vigilaba la puerta desde detrás de la barra.

-Interesante. Mi nombre tiene su origen en un lenguaje arcaico. Significa Nadie -murmuró su compañero- Por cierto, ¿te has dado cuenta en el tipo nuevo? -añadió, señalando disimuladamente hacia un rincón.

-Ah, sí, ¿el diablillo? -bromeó Dermask, riéndose.

-Ten cuidado, es un tiefling. No suelen ser muy amables -le advirtió Nemo-. Quizás no tenga buenas intenciones.

-Déjame con mis tonterías, soy un enano, no le tengo miedo a nada -gruñó-, y menos a un melenas que se cree el rey del lugar.

Razón no le faltaba. El tiefling, como Nemo lo había llamado, era bastante alto, tenía una gran melena pelirroja y unos cuernos levemente limados que le surgían de la frente. Definitivamente, le daban un aspecto muy siniestro. Por si fuera poco, sujetaba el vaso con su cola, que le salía de debajo de la capa.

Mientras lo miraban, comenzó la pelea. Un humano calvo y de ojos azules se encaró con un orco mucho más alto que él y le propinó una patada en la cara tras hacer una pirueta sobre la mesa en la que bebía.

-Fuera -dijo el tabernero, algo preocupado por la disputa.

Ambos salieron del local y pronto se vieron rodeados de gente mientras se miraban como si estuvieran a punto de embestirse. Se hizo un pequeño corro alrededor de ellos mientras el orco echaba mano a sus hachas y miraba al humano con ojos inyectados en sangre.

-¿Qué ocurre aquí? -intervino una voz suave pero autoritaria.

Todos se giraron y la gente se apartó para dejar pasar a un elfo de pelo gris claro que vestía una camisa de malla y portaba un estoque en el cinto. A su espalda, dos lanzas cortas que más bien parecían agujas. En su rostro destacaban sus ojos ambarinos y un pendiente negro en su oreja izquierda. De su pipa salían varias volutas de humo mientras se acercaba al humano y al orco y se colocaba en medio. Era bastante exótico, y en su brazo izquierdo había dibujadas diversas letras en lenguaje arcano.



-¿Hay un combate? -preguntó con naturalidad.

En ese momentos, todos se inclinaron ante el rey Lyoder Fulgor Ardiente.

-Ya conocéis las normas de los combates. Los Regidores actúan como mediadores para realizar el ritual de combate. Ya que estoy, me encargaré yo -añadió el elfo. Se miró el brazo izquierdo un par de segundos y unió sus manos. Tras separarlas, un destello azul brotó y una marca apareció sobre la frente de ambos combatientes-. Esto es un combate a muerte entre el orco y el humano. Si alguien interviene, se considerará nulo y el susodicho será arrestado y encarcelado. Si los combatientes aceptan estas normas, el duelo comienza.

Lyoder se apartó y, mientras lo hacía, el orco cargó contra su enemigo. Entonces, Nemo y Dermask salieron al exterior.

-Va a ganar el orco -dijo Nemo-, está claro.

-No te fíes tanto, el humano es un monje -respondió Dermask, plenamente convencido.

El hacha pasó rozando la faz del humano, que respondió con una poderosa patada giratoria, desplazando a su oponente varios metros. Los ojos de Lyoder brillaban con interés al posar su mirada sobre Nemo y Dermask, que, habiéndose dado cuenta, hincaron la rodilla en el suelo. El rey elfo rió y siguió contemplando el combate.

El orco volvió a la carga y esta vez consiguió alcanzar al monje, haciéndole un pequeño rasguño. El otro lanzó un puñetazo directo a su cara, pero contempló, con horror, como a su enemigo le resultaba indiferente y, con un agarrón, lo estrellaba contra el suelo.

El salvaje gritó triunfante, y alzó sus hachas, propinando el golpe final. El monje fue destrozado allí mismo mientras las hachas lo desmembraban por completo.

Lyoder aplaudió levemente y miró a Dermask y a Nemo.

-Os veré en el palacio en cuatro horas, a las seis de la tarde.

Ambos se miraron, perplejos, mientras la multitud se disipaba.

viernes, 13 de junio de 2014

Canciones por aquí... (XIII)

Como ya sabéis, esta época del año es mala para los estudiantes y, siendo yo una más, esta vez os toca música, que no es plan de estar leyendo todo el día.

Los vídeos de las tres canciones de hoy son de las mismas fechas, y, aunque ha sido así por casualidad, son de 2009 y 2010 (ya tienen unos añitos, ¿eh?).

En primer lugar, os traigo Can't Stand It, de NeverShoutNever. La letra es muy pastelosa, pero el ritmo de la canción me encanta.


Ahora toca un poco de Green Day: Good Riddance (Time of Your Life), la cual está, sin duda alguna, entre mis favoritas de este grupo y también en general.


Para finalizar, os dejo con The Climb, de Miley Cyrus. En mi opinión, en esta canción no desaprovecha tanto su voz como en la mayoría de las de la época de Hannah Montana.


Por si no os habíais dado cuenta, esta es la décimo primera entrada de esta sección y estamos a día 13. Casualidades de la vida...

miércoles, 11 de junio de 2014

Globe

Porque, al igual que no hay dos representaciones de teatro idénticas, no existen dos lecturas iguales... os dejo con Globe.



Título: Globe
Autor: Alba Quintas Garciandia
ISBN: 978-84-15786-40-5
Ficha en Goodreads

En Globe, todo lo que importa es el teatro. Desde que, hace siglos, apareciera el llamado Primer Actor, las comedias y los dramas han sido los únicos dioses de la ciudad. Y también desde entonces, el teatro se ha convertido en una obsesión.

En un mundo en el que todo lo que importa es la ficción, habrá a quienes no les importe derramar la sangre que sea necesaria para convertir la fantasía en realidad. Por eso, cuando la compañía de la Ráfaga, la más importante compañía teatral de todo Globe, aparece muerta, habrá que buscar culpables sin dejar de darle a la sociedad lo que quiere: espectáculo.

Finalista del I Premio La Caixa/Plataforma, Globe sorprende por su ritmo, su madurez y su originalidad. ¿Te atreves a alzar el telón? 

El mundo del teatro siempre ha tenido algo que me ha atrapado completamente... y este libro no es una excepción. Entre sus páginas he podido viajar a otro mundo y disfrutar como una enana del escenario.

En primer lugar tengo que decir que a punto estuve de dejar pasar este libro. Había leído la primera escena (se divide en actos y escenas en lugar de en capítulos *^*) y no me terminó de convencer, pero, en el último momento me decidí a hacerme con él y, desde luego, estoy muy contenta con mi decisión.

También quiero avisar de que en la página de agradecimientos hay un pequeño spoiler, pero, claro, ¿a quién se le ocurriría leerla nada más coger el libro? A mí, por supuesto.

Las calles de Globe se vaciaban cada vez que había función en el Teatro Rojo.
Los espectadores comenzaron a congregarse a sus puertas mucho antes de la hora programada. [...] El ambiente estaba cargado de expectación. Era una expectación impaciente, ruidosa y muy contagiosa.

Globe tiene lugar en un mundo donde el teatro es el centro de la vida; lo es todo para sus habitantes. Y el libro también es así. El teatro es el corazón que lo mueve todo, alrededor de él gira la trama y, aunque pueda parecer que en algunos puntos se desvía, siempre vuelve a él.

La historia es casi perfecta (aunque tiene algunos puntos que aún me desconciertan) y el hecho de que el narrador se dirija directamente al lector me parece que casa perfectamente con la temática. Me ha recordado a los juglares medievales llamando la atención sobre sus espectáculos.

Lo mejor: la ambientación; está muy bien conseguida.

Lo peor: algunos fallitos de edición que había.

Y me pregunto... ¿habrá segunda parte? Porque yo la quiero, desde luego. Pero creo que preferiría una precuela, más que una secuela.

En resumen, la puntuación que le doy a Globe es un 5/5 con mención especial:


¡Mucha mierda y rompeos una pierna! (reverencia y mutis por el foro)

lunes, 9 de junio de 2014

In My Mailbox (Vlog) IV: Blogger Lit Con 2014

Buenos días :3

Como ya dije el otro día, este fin de semana he estado en la Blogger Lit Con y aquí os dejo un pequeño resumen de lo que hice y conseguí allí:


Espero que no os haya aburrido mucho el vídeo y nos vemos en la próxima entrada. ^^


viernes, 6 de junio de 2014

El Corazón de Eledritch. (I)

El enano llegó a la taberna bastante cansado después de su última aventura. Afuera hacía frío en aquel pueblo tan alejado de la capital de Dalmasquia. El pistolero entró tras él. Ambos se sentaron en la mesa más alejada de la entrada, dispuestos a debatir sobre la muerte reciente de su último compañero, el paladín. Apenas se acordaban de su nombre: Hauteclaire, seguidor de Pelor.

Ambos pidieron bebidas bastante fuertes. El pistolero hizo honor a su sangre de semi-orco mientras degustaba el líquido amarillo que le habían servido. El enano no se encontraba con los mismos ánimos. Llevaba en su cinturón el medallón del fallecido Hauteclaire. Fue entonces cuando un hombre que se parecía sospechosamente a él entró en la taberna y se encaminó hacia ellos. La taberna estaba mal iluminada así que apenas pudieron distinguirle entre la multitud, sólo se dieron cuenta cuando estaba junto a ellos. Humano, el desconocido tenía el pelo castaño, ojos verdes, gesto serio y, por su rostro, parecía bastante cansado. Le sacaba varios centímetros al semi-orco, pero aquello no impidió que el enano, a pesar de ser más pequeño, se levantara de su asiento y lo mirara fijamente.

-¿Quién eres y qué haces aquí? -fue bastante directo, aunque el extraño no pareció amedrentarse en absoluto.

El hombre, que portaba una espada al cinto y un escudo de metal redondo a la espalda, sonrió.

-Busco a Hauteclaire -contestó-. Es un familiar. Os he seguido desde que aparecisteis en la vía principal del reino.

Pronto se encontró con el cañón de la pistola del semi-orco apuntándole a la cara, pero el enano lo detuvo.

-Tranquilo, Grey. No parece ofensivo -miró alternativamente al pistolero y al recién llegado-, ¿de qué conoces a Hauteclaire?

-Ya lo he dicho. Es un familiar -repitió-, vengo en su busca. Debe volver conmigo.

-Pues me temo que esto es todo lo que puedes encontrar -le entregó el medallón de Pelor de Hauteclaire mientras volvía a sentarse-, si te interesa, aún recuerdo dónde lo enterramos.

Grey guardó su arma y volvió a su sitio mientras observaba atentamente la situación. Su sexto sentido le dijo que algo iba mal, así que volvió a desenvainar, pero mantuvo a su pequeña bajo la capa.

-Algo se acerca, Pagüer -dijo al enano.

-Yo también lo noto -añadió el nuevo-, el mal se acerca -sentenció tras haberse concentrado un instante.

-¿Cómo lo sabes? -el enano desenvainó su arco y aguardó entre la multitud.

-Mi diosa me advierte cuando el mal está cerca. Me permite detectarlo -respondió.

-Ah, entonces eres como Hauteclaire, ¿me equivoco? -murmuró el pistolero.

-Así es. Paladín de Sarenrae. Ella es mi guía en este caótico universo.

Entonces empezaron a oírse los gritos. Sin motivo aparente, la gente de la taberna se iba desmayando. El paladín tomó la iniciativa y, con una plegaria, alzó su escudo y lo hizo brillar con fuerza. Una corriente de energía invisible brotó de su símbolo sagrado, grabado en su escudo. Esta recorrió la sala, y en el trayecto, se oyeron gritos que, definitivamente, no eran humanos, ni elfos, ni enanos, ni semi-orcos.

El paladín alcanzó a ver cómo había una especie de criaturas negras bípedas que parecían fantasmas desplazándose hacia ellos.

-¡Sombras! -gritó al darse cuenta de lo que se acercaba- ¡Corred!

Y se pusieron manos a la obra. El enano corrió hacia las escaleras para subir a la planta superior de la taberna, mientras, abajo, una sombra avanzaba tras él. El pistolero no perdió tiempo y realizó varias piruetas entre las mesas esquivando las sombras, aunque sin disparar. Si algo le había enseñado la experiencia, es que lo único que dañaba a las sombras era la magia. Y él no era usuario de la energía arcana. Se limitaba a cumplir con su trabajo ayudándose de su pistola, al fin y al cabo, era un asesino y era lo que mejor hacía. No tardó en salir afuera, y en cuanto lo hizo, no dudó en correr por su vida para salir del pueblo.

Entonces, contempló con horror que el lugar estaba envuelto en una espesa niebla de la que aparecían insectos gigantes que aprisionaban a todo el que encontraban. Después, los alzaban en el aire, muy alto, y no volvían a aparecer.

Por su parte, el enano y el paladín se encontraban en no tan buena situación. El primero se había visto acorralado arriba y había tenido que saltar por la ventana, torciéndose el pie al caer. El otro consiguió salir por la puerta principal, pero mientras huía, notó cómo las garras de la muerte llamaban a su puerta y, una vez más, le dio las gracias a Sarenrae por haberle permitido vivir para servir un día más. Al salir, se encontró con el enano, que acababa de bajar de un salto.

-¡Pagüer! -exclamó el paladín mientras lo ayudaba a levantarse- ¡Vamos!

El enano se incorporó rápidamente a pesar de su dolor y se fijó entonces en los insectos. La niebla cada vez era más espesa y apenas podían ver.

-Huyen de la niebla -apreció el paladín-, ¿crees que deberíamos...?

-Eso creo -asintió el arquero, internándose en la niebla.

De repente, el suelo empezó a temblar. Una especie de tentáculo apareció entre la niebla y agarró al enano.

-¡NO! -exclamó el paladín mientras desenvainaba su espada para atacar.

Sin embargo, la espada fue a romperse al contacto con el tentáculo. El apéndice dejó caer a Pagüer y atrapó a su compañero, alzándolo en el aire y alejándolo del otro. El paladín se vio suspendido a cientos de metros sobre el suelo. Finalmente, debido a la presión, perdió la conciencia y se dejó llevar por la muerte.

Abajo, el enano corría como alma que llevaba el diablo y, viendo que una especie de empalizada mágica se había alzado en torno al pueblo, se arrojó al suelo, buscando un pergamino, pluma y tinta, y comenzó a escribir una nota en caso de que despertara con vida. Apenas terminó, algo lo golpeó en la espalda y lo dejó inconsciente.

Grey lo tenía un poco más fácil. Se había enfrentado a un par de insectos y había salido victorioso mientras intentaba huir del pueblo. Sin embargo, cuando se alzó la empalizada mágica, las cosas se torcieron.

Por suerte, contempló cómo una figura, varios metros a su derecha, conjuraba una bola de fuego y la arrojaba contra la muralla, quemando la madera para salir. Mas, cuando se dirigió hacia allí, la madera se regeneró y le cerró el paso.

Grey dedicó varios segundos a pensar, y al instante siguiente, decidió trepar por la empalizada. Era una tarea bastante difícil, pero, cuando se hallaba a la mitad, no se percató del insecto que se acercaba peligrosamente a él y no pudo evitar que lo agarrara y lo alzara hacia lo alto. También vio desde arriba, que corría el riesgo de caer sobre las estacas de madera que formaban la empalizada y quedarse empalado.

Aún tenía la mano derecha libre, así que se lo jugó todo a una sola carta. Giró el brazo rápidamente y disparó contra una de las alas del insecto. Con un grito de dolor, lo soltó y Grey cayó sobre las estacas. Notó cómo la madera le rozaba la espalda, pero cayó fuera del pueblo. No sabía si había sido suerte, habilidad, o quizás lo que el destino le deparaba, pero no había muerto.

Por desgracia, se vio rodeado por cinco insectos. Sólo le quedaban dos balas. Disparó dos veces, y las dos veces acertó, pero antes de que pudiera reaccionar, se vio atacado por los flancos y atravesado por las pinzas de los insectos.

Nadie sabe lo que pasó, pero nunca se llegó a oír el dolor de Grey.

Cinco años después, el pueblo no existe. Ahora es conocido como El Lugar Donde Sólo Nace Muerte.

miércoles, 4 de junio de 2014

¡Rumbo a la BLC!

Y es que, señores, por segundo año consecutivo marcho a Madrid, a la quedada bloggera literaria por excelencia:

La BLOGGER LIT CON

¿Vosotros venís también?

Si no sabéis lo que es, en el blog de la quedada lo explican perfectamente. 

Esta quedada tiene lugar el primer sábado de junio, aprovechando que la Feria del Libro de Madrid está abierta, ya que es allí donde se celebra.

Este año iré con una camiseta que será [ver imagen a la izquierda] así y espero que, si me veis, os acerquéis a saludarme, porque, lo que soy yo, soy demasiado tímida como para hacerlo.

Bueno, eso, que espero veros allí y me voy a estudiar para que todo salga bien en los exámenes. 

¡NOS LEEMOS!

lunes, 2 de junio de 2014

Resumen, por favor (Abril-Mayo 2014)

Como casi no he subido nada durante estos dos meses, he decidido juntar los resúmenes en una única entrada. Por aquí anda lo acontecido durante marzo y, en abril y mayo...

¡Decid: PATATAAAAAAAAAA!

Reseñas

Animorphs (libros 1 a 25) de K. A. Applegate
Time Killers de Kazue Kato
Saga Divergente de Veronica Roth

Off-Topic

Camp NaNoWriMo (Semana I): y hasta aquí llegó mi propósito de hacer un resumen semanal.
Camp NaNoWriMo (Resumen Global): por lo menos me animé a esto al final...
Puntuaciones: refrito de las anteriores, pero nuevas, al fin y al cabo.

Libros leídos

1. Frío de Laurie Halse Anderson
2. ¡Nos vamos a Brasil! de Luigi Garlando
3. La invasión de K. A. Applegate
4. El visitante de K. A. Applegate
5. El encuentro de K. A. Applegate
6. El mensaje de K. A. Applegate
7. El depredador de K. A. Applegate
8. La captura de K. A. Applegate
9. El extraño de K. A. Applegate
10. El alienígena de K. A. Applegate
11. El secreto de K. A. Applegate
12. El androide de K. A. Applegate
13. Los olvidados de K. A. Applegate
14. La reacción de K. A. Applegate
15. El cambio de K. A. Applegate
16. Lo desconocido de K. A. Applegate
17. La huida de K. A. Applegate
18. La advertencia de K. A. Applegate
19. La caverna de K. A. Applegate
20. La decisión de K. A. Applegate
21. La despedida de K. A. Applegate
22. El descubrimiento de K. A. Applegate
23. La amenaza de K. A. Applegate
24. La solución de K. A. Applegate
25. La farsa de K. A. Applegate
26. La sospecha de K. A. Applegate
27. El extremo de K. A. Applegate
28. The Attack de K. A. Applegate
29. The Sickness de K. A. Applegate
30. The Reunion de K. A. Applegate
31. The Conspiracy de K. A. Applegate
32. The Separation de K. A. Applegate
33. The Illusion de K. A. Applegate
34. The Prophecy de K. A. Applegate
35. Blue Exorcist 9 de Kazue Kato
36. Blue Exorcist 10 de Kazue Kato
37. Time Killers de Kazue Kato
38. Drifters 1 de Kohta Hirano
39. Drifters 2 de Kohta Hirano
40. Drifters 3 de Kohta Hirano
41. The Proposal de K. A. Applegate
42. Divergente de Veronica Roth
43. Berserk 26 de Kentaro Miura
44. Berserk 27 de Kentaro Miura
45. Insurgente de Veronica Roth
46. Leal de Veronica Roth
47. Himawari de Belén Ortega
48. Monarcas del fuego de Juan Arrabal
49. Casi humanos de Ruth Pérez (lo podéis leer aquí)

50. The Mutation de K. A. Applegate

*no todos los libros están reseñados en el blog (ni de lejos), pero sí puntuados en mi cuenta de Goodreads y, varios de ellos tienen una breve opinión*

¡¡NOS VEMOS!!